May 23, 2018 por Roberto Zablah

Las vitaminas tienen una función importante en nuestro organismos. Los requerimentos
de cada una de ellas están establecidas según la edad de los niños. Por ejemplo al nacer
debido al poco contenido de Vitamina K cuyo principal función es en la coagulación de la
sangre, se debe administrar al nacer en los recién nacidos, antes de su alta en la nurseria.
Otra suplementación en los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna, es
la Vitamina A, D , C, ya que la elche materna contiene muy pocas cantidades de ellas, que
no cumplen los requerimentos del recién ancido y el lactante.

Contrario a lo que las familias crreen las multivitaminas no son necesarias para la mayoría
de los niños sanos que están creciendo normalmente, y se alimentan adecudamente.
Los alimentos son la mejor fuente de nutrientes. Las comidas y los refrigerios regulares
pueden proporcionar todos los nutrientes que la mayoría de los preescolares necesitan.
Si bien muchos niños pequeños son muy quisquillosos, eso no significa necesariamente
que tengan deficiencias nutricionales.

Muchos alimentos comunes, incluidos el cereal para
el desayuno, la leche y el jugo de naranja, están fortificados con nutrientes importantes,
como vitaminas B, vitamina D, calcio y hierro. Entonces, su hijo puede obtener más
vitaminas y minerales de lo que cree.

Además, las multivitaminas no están exentas de algunos riesgos. Las megadosis de
vitaminas y minerales pueden ser tóxicas. Además, algunas vitaminas y minerales pueden
interactuar con los medicamentos que su hijo puede tomar.
Hable con el pediatra de su hijo si le preocupa si su hijo está recibiendo el nivel
recomendado de vitaminas y minerales. Un multivitamínico puede ser útil para su hijo si él
o ella:
-Tiene un retraso en el crecimiento físico y del desarrollo (falta de crecimiento)
-Tiene ciertas enfermedades crónicas o alergias a los alimentos
-Tiene una dieta restrictiva, como una estricta dieta vegana
-Si el médico de su hijo recomienda una multivitamina, elija una que esté diseñada para el
grupo de edad de su hijo y no proporcione más del 100 por ciento del valor diario de
vitaminas y minerales. Además, mantenga las multivitaminas fuera del alcance de su hijo,
muchas están hechas de buen sabor, y deje en claro que no son dulces.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcador *